El hablar de remakes o re adaptaciones es un tema algo delicado, es adentrarse a terrenos muy amplios, también un tanto escabrosos, cuando se trata de cine. En la mayoría de las veces, resulta difícil el poder llegar a un consenso general, tanto entre la opinión pública como entre la crítica cinematográfica, debido a que casi siempre existen (y existirán) opiniones encontradas por parte de seguidores y detractores, que pueden llevar a muchos debates acalorados sobre el tema.

Janet Leigh. Psycho (1960) Dir. Alfred Hitchcock

Ya cada espectador será el encargado de elaborar sus propias opiniones, sus críticas o sus juicios de valor al respecto; esto es un proceso inevitable (siempre se tendrá algo qué decir o qué pensar acerca de una película, para bien o para mal generará alguna sensación) así como completamente subjetivo e individual, y dado que todos pensamos de maneras distintas es normal a veces no coincidir como por ejemplo el llegar a cuestionarse la pertinencia de alguna re elaboración de otra película, preguntarse cosas como por ejemplo, ¿en verdad era necesario hacer un remake?

Anne Heche. Psycho (1998) Dir. Gus Van Sant

Esta pregunta toca fibras especialmente sensibles cuando se trata de películas clásicas o filmes de culto, que muchas veces quizás no logran cumplir con las expectativas (tal vez muy altas, o tal vez muy genéricas como el querer que la nueva adaptación sea cien por ciento fiel a la versión original, sin proponer nada nuevo) de los seguidores de alguna determinada película. Aunque esto no sea así en todos los casos y así como ha habido re adaptaciones que han fracasado rotundamente por diversas circunstancias que pueden ir desde un mal guion, una mala adaptación, mala dirección o actuaciones, etc. también ha ocurrido en muchas ocasiones que la nueva versión es igual de buena que la anterior (o anteriores) e incluso la desborda.

Betsy Baker. Evil Dead (1981) Dir. Sam Raimi [IMDb]

Se puede partir del supuesto o de la postura que estas re elaboraciones fílmicas no son por sí mismas necesariamente malas, ni significa que todos los remakes son malos, desde siempre en la historia del cine se han hecho estas revisiones, sobre todo en el género de horror, incluso al hacer guiños, homenajes, tributos o referencias a otras películas, o re formulando sus temas, eso sí siempre y cuando éstas se lleven a cabo de la manera más adecuada, con una buena argumentación o por las razones correctas, y sobre todo cabe añadir, hacerlo con las personas correctas, desde director o directora a actores y actrices, pasando por todo el equipo técnico y de producción. Algo similar ocurre con las secuelas, la dificultad que entraña dar continuidad a un tema y apegarse a él pero al mismo tiempo proponer algo diferente y que sea el producto sea de buena calidad, ese es otro tema que aunque es paralelo a éste en algunas cuestiones, volviendo un poco por ejemplo sobre lo de elegir un buen casting, guarda su propio grado de complejidad.

Es importante agregar que aunque es válido jugar con todas las posibilidades, nunca se debe perder de vista al referente original, y se debe actuar de una manera consecuente con él. Resulta un trabajo de ingenio creativo por parte del encargado de la re elaboración, el director en turno, para poder innovar en técnicas visuales, en recursos narrativos, en decidir el tratamiento que le dará a la narración, en arriesgarse a proponer cosas nuevas, dentro de lo coherente, o el poner ciertos temas sobre la mesa que antes no se trataban o no se podían tratar por tabú o por censura, o resaltar o profundizar algunos detalles que tal vez pasaron por alto en una primera revisión, proponer giros nuevos, introducir contenido relevante o pertinente que abone a la original, y que esto sume de alguna manera a una mitología o algún legado, y así esta re adaptación pueda aspirar también a llegar a convertirse en un clásico, al igual que su predecesora.

Suspiria Guadagnino poster

Desde que se anunció que se realizaría un remake/homenaje de la película de culto Suspiria (1977) del consagrado director italiano, también de culto, Dario Argento, y de su entonces pareja sentimental y de trabajo, musa y colaboradora constante Daria Nicolodi quien actuó y co-guionizó muchas de las cintas del director incluyendo esta, la noticia generó bastante especulación y un inmediato recelo, en algunos casos rechazo, entre sus seguidores.

Dario Argento

Dario Argento (IMDb)

Dario Argento es un director muy reconocido dentro del cine de horror, además ser un importante representante del cine giallo, este género cinematográfico italiano que tuvo su auge de los años sesentas y setentas, bebe de las fuentes literarias del cine negro y de la literatura pulp de los cincuentas, que son revistas similares a cómics o historietas que tenían relatos gráficos con varias temáticas como weird fiction, misterio y crimen, horror, relato fantástico, etc. El director tomó elementos del género para crear thrillers en donde se mezclan misterio, suspenso, tramas turbias que involucran algún crimen, y por lo tanto exigen la presencia de un asesino, el cual se mantiene siempre anónimo, oculto a la vista del espectador y su identidad se revela con un elemento de shock, explosivo y sangriento, en el último acto de la película. Crea atmósferas tanto de horror físico con elementos gore, o violencia altamente explícita, como de horror psicológico; también puede hacer uso de otros elementos de explotación, como por ejemplo el sexplotation. Se puede decir que el giallo influyó para sentar las bases del género slasher, el cual tuvo su gran explosión en los setentas, con películas tan emblemáticas como por ejemplo Halloween (1978) de John Carpenter.

Argento aporto al giallo su famosa «trilogía zoológica»: El pájaro de las plumas de cristal (1970), El gato de las nueve colas (1971) 4 moscas sobre terciopelo gris (1971); las películas parten de un crimen y el título da un indicio de éste relacionándolo con algún animal, por ejemplo las moscas indican putrefacción.

Profondo Rosso

Daria Nicolodi. Profondo Rosso (IMDb)

En 1975, Argento dirigió lo que para muchos críticos fue su obra maestra, Rojo obscuro (Profondo Rosso), en donde además de hacer gala del giallo y de llevarlo a su punto culmencomenzó a introducir en éste componentes más propios del horror y a inclinar más las tramas hacia explicaciones sobrenaturales o fantásticas, lo que dio origen al subgénero giallo sobrenatural. Suspiria se suscribe a este subgénero y es la encargada de inaugurar una trilogía, la de «Las Tres Madres». Las otras dos películas que continúan con este tema son Inferno (1980) y  concluye con La Madre del Mal (2007).

Suspiria intro

Suspiria trata sobre una joven americana, Suzy Bannion (Jessica Harper) quien viaja a la ciudad de Friburgo, en Alemania, para aspirar a ingresar en una prestigiosa academia de danza; desde el momento de su llegada (tras esa icónica introducción de su llegada al aeropuerto, con el fondo musical de Goblin) Suzy nota algunas cosas extrañas, como una chica que sale despavorida de la academia en medio de la tormenta y en su desesperación intenta comunicarle algo que en una primera instancia Suzy no logra comprender, para finalmente después perderse en el bosque intentando escapar de ese «algo o alguien» que la persigue.

En la siguiente escena se ve cómo un desconocido, del cual solamente se distinguen unos ojos penetrantes y sus manos enguantadas, acosa y asesina de forma brutal a una estudiante  (de hecho dos, es sólo el comienzo de una serie de asesinatos) dentro de la academia. Ya desde Profondo Rosso se podía apreciar una estética muy definida; el cuidado en los encuadres, el empleo de tonos vibrantes, de alto contraste o saturados o uso de filtros de colores en las cámaras, así como el apoyo de la música para acentuar esas atmósferas oníricas (más de pesadilla que de sueño), de incomodidad, desesperación u horror que se convirtieron en un sello característico  dentro de esta película.

Una vez adentro de la Compañía, Suzy conoce a la misteriosa directora de la academia, Madame Blanc (Joan Bennett) y a otra de sus instructoras, Miss Tanner (Alida Valli), quienes ocultan mucho más de lo que aparentan. Poco a poco, Suzy irá desentrañando los secretos ocultos que se conjuran bajo la aparente «normalidad» de la academia, descubrirá la historia de Helena Markos (Lela Svasta) y para su desgracia, también el origen de esos siniestros suspiros que se escuchan en la oscuridad de la noche cuando todas las demás estudiantes duermen.

suspiria-original

Jessica Harper y Stefania Casini. Suspiria [Slash Film]

Las películas de esta trilogía, en esencia tratan sobre tres poderosas brujas: Mater Suspiriorum («la madre de los suspiros»), Mater Tenebrarum («la madre de las tinieblas») y Mater Lachrymarum («la madre de las lágrimas»), estas tres terribles Madres primigenias se ubican en diferentes partes del mundo, son cabezas de grandes aquelarres de brujas y están encargadas de traer caos, destrucción y desesperanza a la humanidad. Cada película nos presenta a una Madre distinta.

Suspiria6

Suspiria es sin duda alguna una de las películas más queridas y respetadas en el cine de horror, y el desafío de hacer un remake se antojaba demasiado ambicioso, o innecesario, pero al conocerse que el célebre y multi premiado italiano Luca Guadagnino, responsable de la desgarradora aunque humana trilogía sobre el amor con: I Am Love (2009) y  A Bigger Splash (2015), con su actriz fetiche, la talentosa y camaleónica Tilda Swinton; y la ganadora del Óscar por Mejor Guión además de estar nominada y ser ganadora de múltiples premios en varios Festivales y certámenes por todo el mundo, la hermosa película Call Me by Your Name (2017), adaptación de la novela de André Aicman, sería el director de la nueva adaptación de Suspiria, que nuevamente contaría con la presencia de Swinton en varios (tres) papeles importantes dentro de la película, que la encargada de encarnar a la protagonista, Susie Bannion, sería la actriz Dakota Johnson (se preparó durante dos años entrenando ballet para prepararse para ese papel, incluso antes de la pre producción)además de contar con la actuación de Chlöe Grace Moretz y Mia Goth, y como cereza del pastel con la banda sonora musicalizada por del legendario Thom Yorke de Radiohead, las apuestas y expectativas se elevaron exponencialmente. Las promesas eran muy altas, y estas se incrementaron aún más tras el lanzamiento del primer trailer.

Luca Guadagnino (IMDb)

Si bien la película de Guadagnino parte de un mismo punto que la premisa de Argento, con los mismos personajes y casi con la misma estructura en su historia, ésta dirige su narración hacia un lugar distinto, generando una trama distinta a la original; en la nueva versión se tiene en mente que el espectador conoce el referente de la película de Argento y se da por sentado que se conoce el giro de tuerca en la historia, desde el principio se establece que se trata de una historia sobre brujas, pero a partir de éste punto lo utiliza para profundizar o ampliar en otras cuestiones, como por ejemplo la lucha de poder e intereses dentro del aquelarre en pos de la supervivencia de éste a como dé lugar; también incorpora algunos personajes nuevos e importantes a la trama que no figuraban en la cinta de Argento y les construye una identidad al ahondar en ellos.

Berlin wallOtra gran diferencia inusitada con respecto a la película original recae en que Guadagnino dota a su película de de una profundidad histórica, la cual esta casi ausente en la cinta de Argento, y en el remake puede decirse que este contexto es un primer motor que sustenta y justifica el resto de la trama, por lo cual tiene un gran peso en la narración. se sitúa en los años setentas en el Berlín de postguerra, en crisis, aún con heridas frescas, todavía con recuerdos muy presentes de lo que supuso el régimen nazi y los efectos económicos y morales en el país tras la derrota en la Segunda Guerra Mundial, fracturados nuevamente, en un sentido literal, por la Guerra Fría, un país dividido en dos por ese muro infranqueable que separó a socialistas de capitalistas, a la República Democrática de la República Federal, familias enteras de la sección Oriental estaban desoladas por el desabasto, la opresión política, los disturbios sociales y la miseria; mucha gente murió intentando cruzar ilegalmente el muro tratando de llegar a la parte Occidental para quedarse ahí o para huir a algún otro lugar.

Berlin wall2

Fred Kelemen y Mikael Olson. Suspiria (2018). [IMDb]

Ante este panorama tan desolador, la estética que adopta la película va acorde a la situación, a ratos es melancólica, plomiza, con tonos obscuros o grisáceos, totalmente opuesto a los colores vivos y contrastantes que Argento manejó en su película, sobre todo para los interiores de la academia; en la versión de Guadagnino pareciera como si el interior funcionara como una suerte de reflejo de ese vacío que sucede en lo exterior, no únicamente en esas atmósferas lúgubres, sino también en las despiadadas actitudes de algunos de sus protagonistas, es como si las internas estuvieran sometidas a una condena perpetua de la cual no podrán escapar jamás, por lo menos no con vida.

Susie Bannion (Johnson), una chica amish de Ohio llega a ese Berlín contextualizado anteriormente, para ingresar a la Academia de Danza Markos, liderada por la estricta Madame Blanc (Tilda Swinton, su personaje está parcialmente inspirado en la legendaria coreógrafa, directora y bailarina Pina Bausch), quien inmediatamente genera un extraño interés con la estudiante al ver que Susie tiene aptitudes naturales para la danza, además de que sospecha que su presencia en la academia no puede no ser completamente fruto del azar, y todo esto resulta conveniente para los propósitos específicos de la Compañía y para los intereses de Blanc. 

A diferencia de la película de Argento, quien relega la temática de la danza como algo secundario o simplemente como un telón de fondo para desarrollar su narración de asesinatos misteriosos y brujería, para Guadagnino esto es primordial, está integrado a la narración, ya que aquí la danza recobra su carácter desnudo de ritual, de signos en movimiento (dado que cada movimiento significa), de esa conexión con lo sagrado, un ejemplo de esto último es esa imagen clásica que se tiene de un aquelarre de brujas danzando desnudas alrededor del fuego para invocar a una deidad maligna.

Suspiria7

Madame Blanc y las otras institutrices confieren poderes a sus alumnas para ayudarlas a alcanzar toda la precisión y perfección en sus movimientos al bailar o a lograr movimientos imposibles (las coreografías alcanzan una perfección y una armonía tal que le quitan el aliento al espectador), les dan toda clase de privilegios como el poder de comunicarse telepáticamente o la habilidad de leer mentes, aunque de igual forma también se van deshaciendo sin ninguna piedad de antiguas alumnas que ya no les sirven para sus propósitos o intentan desertar, o bien hace que otras alumnas se deshagan de su «estorbo» sin que estas lo sepan, para no ensuciarse sus manos. También realizan extraños rituales con ganchos metálicos.

Suspiria9Además, Guadagnino utiliza otros componentes propios de la simbología brujeríl que apenas eran esbozados en la cinta de Argento, lo ayudan a retratar ese carácter arquetípico de las brujas de una forma consistente y verosímil.

El Dr. Josef Klemperer («Lutz Ebersdorf», quien esconde una pequeña sorpresa para aquellos que sean buenos observadores), es uno de esos personajes «añadidos»  pero que en realidad, en esencia figuran desde la cinta original aunque sólo de manera superficial; en la película original se manifiestan bajo la forma del Dr. Frank Mandel (Udo Kier) psiquiatra de una de las alumnas muertas de la academia de danza, y del Profesor Milius (Rudolf Schündler) un profesor que cree fervientemente en eventos paranormales y quien le cuenta a Suszy la historia de Markos, ambos hablan con la protagonista aunque  muy brevemente, solamente aparecen en una escena; en cambio

Lutz Eberdorf

Lutz Ebersdorf. Suspiria (2018) [IMDb]

en la cinta de Guadagnino estos mismos personajes son transfigurados en la figura del Dr. Klemperer quien adquiere una dimensión y una profundidad importante dentro de la película, sirve como puente para conectar ambas realidades, la interna (la academia de danza) y la externa (la ciudad de Berlín y sus circunstancias); este psiquiatra es el agente externo que entra en contacto con la escuela «Markos» a causa de una paciente severamente perturbada que atiende, Patricia Hingle (Chlöe Grace Moretz) quien le asegura que esa academia es liderada por un grupo de brujas, este psiquiatra funge como una suerte de detective (aquí se filtra un poco del giallo de Argento) y se encargará de indagar para revelar la verdad.

El producto de casi dos horas y media de metraje, resulta en una película perfectamente medida, balanceada, con unas actuaciones excepcionales por parte de todas las actrices, con un sobresaliente en desempeño por parte de Dakota Johnson y Tilda Swinton, quienes van sumergiendo al espectador en esta hermosa pesadilla visual (inclusive es visualmente más rica que su antecesora, la composición de cada cuadro logra ser hermosa e inquietante al mismo tiempo) y auditiva (la música de Yorke logra recapturar esa misma atmósfera de desazón y horror en el espectador que en su momento lograra Goblin en la película del 77), todo esto sumado a este contexto histórico y todas estas piezas mencionadas con anterioridad que componen el film de Guadagnino.

Suspiria11

Tilda Swinton. Suspiria (2018) [IMDb]

Retomando la pregunta inicial del artículo, ¿en verdad era necesario un remake de Suspiria?, el balance final tomando en consideración todos los elementos objetivos tomados revisados en este artículo, se inclina a decir que sí, sí lo era; más aún, puede afirmarse que la película de Guadagnino es de esos casos extraordinarios en los cuales un remake logra posicionarse en calidad a la par de la película original, apegándose fielmente a su espíritu pero a la vez permitiéndose el director transmitir al espectador su propia visión o su propia lectura de la película de Argento, de una manera sólida, impecable, bien estructurada y fundamentada. Sin duda, la película de Guadagnino promete erigirse como un nuevo clásico del género, al igual que la cinta que la inspiró.

Como una última curiosidad adicional, hay un breve cameo de Jessica Harper como la esposa del Dr. Josef Klemperer, Anke.

 

Anne Heche. Psycho (1998) Dir. Gus Van Sant

Esta pregunta toca fibras especialmente sensibles cuando se trata de películas clásicas o filmes de culto, que muchas veces quizás no logran cumplir con las expectativas (tal vez muy altas, o tal vez muy genéricas como el querer que la nueva adaptación sea cien por ciento fiel a la versión original, sin proponer nada nuevo) de los seguidores de alguna determinada película. Aunque esto no sea así en todos los casos y así como ha habido re adaptaciones que han fracasado rotundamente por diversas circunstancias que pueden ir desde un mal guion, una mala adaptación, mala dirección o actuaciones, etc. también ha ocurrido en muchas ocasiones que la nueva versión es igual de buena que la anterior (o anteriores) e incluso la desborda.

Evil Dead1Betsy Baker. Evil Dead (1981) Dir. Sam Raimi [IMDb]

Se puede partir del supuesto o de la postura que estas re elaboraciones fílmicas no son por sí mismas necesariamente malas, ni significa que todos los remakes son malos, desde siempre en la historia del cine se han hecho estas revisiones, sobre todo en el género de horror, incluso al hacer guiños, homenajes, tributos o referencias a otras películas, o re formulando sus temas, eso sí siempre y cuando éstas se lleven a cabo de la manera más adecuada, con una buena argumentación o por las razones correctas, y sobre todo cabe añadir, hacerlo con las personas correctas, desde director o directora a actores y actrices, pasando por todo el equipo técnico y de producción. Algo similar ocurre con las secuelas, la dificultad que entraña dar continuidad a un tema y apegarse a él pero al mismo tiempo proponer algo diferente y que sea el producto sea de buena calidad, ese es otro tema que aunque es paralelo a éste en algunas cuestiones, volviendo un poco por ejemplo sobre lo de elegir un buen casting, guarda su propio grado de complejidad.

Es importante agregar que aunque es válido jugar con todas las posibilidades, nunca se debe perder de vista al referente original, y se debe actuar de una manera consecuente con él. Resulta un trabajo de ingenio creativo por parte del encargado de la re elaboración, el director en turno, para poder innovar en técnicas visuales, en recursos narrativos, en decidir el tratamiento que le dará a la narración, en arriesgarse a proponer cosas nuevas, dentro de lo coherente, o el poner ciertos temas sobre la mesa que antes no se trataban o no se podían tratar por tabú o por censura, o resaltar o profundizar algunos detalles que tal vez pasaron por alto en una primera revisión, proponer giros nuevos, introducir contenido relevante o pertinente que abone a la original, y que esto sume de alguna manera a una mitología o algún legado, y así esta re adaptación pueda aspirar también a llegar a convertirse en un clásico, al igual que su predecesora.

Suspiria Guadagnino poster

Desde que se anunció que se realizaría un remake/homenaje de la película de culto Suspiria (1977) del consagrado director italiano, también de culto, Dario Argento, y de su entonces pareja sentimental y de trabajo, musa y colaboradora constante Daria Nicolodi quien actuó y co-guionizó muchas de las cintas del director incluyendo esta, la noticia generó bastante especulación y un inmediato recelo, en algunos casos rechazo, entre sus seguidores.

Dario Argento

Dario Argento (IMDb)

Dario Argento es un director muy reconocido dentro del cine de horror, además ser un importante representante del cine giallo, este género cinematográfico italiano que tuvo su auge de los años sesentas y setentas, bebe de las fuentes literarias del cine negro y de la literatura pulp de los cincuentas, que son revistas similares a cómics o historietas que tenían relatos gráficos con varias temáticas como weird fiction, misterio y crimen, horror, relato fantástico, etc. El director tomó elementos del género para crear thrillers en donde se mezclan misterio, suspenso, tramas turbias que involucran algún crimen, y por lo tanto exigen la presencia de un asesino, el cual se mantiene siempre anónimo, oculto a la vista del espectador y su identidad se revela con un elemento de shock, explosivo y sangriento, en el último acto de la película. Crea atmósferas tanto de horror físico con elementos gore, o violencia altamente explícita, como de horror psicológico; también puede hacer uso de otros elementos de explotación, como por ejemplo el sexplotation. Se puede decir que el giallo influyó para sentar las bases del género slasher, el cual tuvo su gran explosión en los setentas, con películas tan emblemáticas como por ejemplo Halloween (1978) de John Carpenter.

Argento aporto al giallo su famosa «trilogía zoológica»: El pájaro de las plumas de cristal (1970), El gato de las nueve colas (1971) 4 moscas sobre terciopelo gris (1971); las películas parten de un crimen y el título da un indicio de éste relacionándolo con algún animal, por ejemplo las moscas indican putrefacción.

Profondo Rosso

Daria Nicolodi. Profondo Rosso (IMDb)

En 1975, Argento dirigió lo que para muchos críticos fue su obra maestra, Rojo obscuro (Profondo Rosso), en donde además de hacer gala del giallo y de llevarlo a su punto culmencomenzó a introducir en éste componentes más propios del horror y a inclinar más las tramas hacia explicaciones sobrenaturales o fantásticas, lo que dio origen al subgénero giallo sobrenatural. Suspiria se suscribe a este subgénero y es la encargada de inaugurar una trilogía, la de «Las Tres Madres». Las otras dos películas que continúan con este tema son Inferno (1980) y  concluye con La Madre del Mal (2007).

Suspiria intro

Suspiria trata sobre una joven americana, Suzy Bannion (Jessica Harper) quien viaja a la ciudad de Friburgo, en Alemania, para aspirar a ingresar en una prestigiosa academia de danza; desde el momento de su llegada (tras esa icónica introducción de su llegada al aeropuerto, con el fondo musical de Goblin) Suzy nota algunas cosas extrañas, como una chica que sale despavorida de la academia en medio de la tormenta y en su desesperación intenta comunicarle algo que en una primera instancia Suzy no logra comprender, para finalmente después perderse en el bosque intentando escapar de ese «algo o alguien» que la persigue.

En la siguiente escena se ve cómo un desconocido, del cual solamente se distinguen unos ojos penetrantes y sus manos enguantadas, acosa y asesina de forma brutal a una estudiante  (de hecho dos, es sólo el comienzo de una serie de asesinatos) dentro de la academia. Ya desde Profondo Rosso se podía apreciar una estética muy definida; el cuidado en los encuadres, el empleo de tonos vibrantes, de alto contraste o saturados o uso de filtros de colores en las cámaras, así como el apoyo de la música para acentuar esas atmósferas oníricas (más de pesadilla que de sueño), de incomodidad, desesperación u horror que se convirtieron en un sello característico  dentro de esta película.

Una vez adentro de la Compañía, Suzy conoce a la misteriosa directora de la academia, Madame Blanc (Joan Bennett) y a otra de sus instructoras, Miss Tanner (Alida Valli), quienes ocultan mucho más de lo que aparentan. Poco a poco, Suzy irá desentrañando los secretos ocultos que se conjuran bajo la aparente «normalidad» de la academia, descubrirá la historia de Helena Markos (Lela Svasta) y para su desgracia, también el origen de esos siniestros suspiros que se escuchan en la oscuridad de la noche cuando todas las demás estudiantes duermen.

suspiria-original

Jessica Harper y Stefania Casini. Suspiria [Slash Film]

Las películas de esta trilogía, en esencia tratan sobre tres poderosas brujas: Mater Suspiriorum («la madre de los suspiros»), Mater Tenebrarum («la madre de las tinieblas») y Mater Lachrymarum («la madre de las lágrimas»), estas tres terribles Madres primigenias se ubican en diferentes partes del mundo, son cabezas de grandes aquelarres de brujas y están encargadas de traer caos, destrucción y desesperanza a la humanidad. Cada película nos presenta a una Madre distinta.

Suspiria6

Suspiria es sin duda alguna una de las películas más queridas y respetadas en el cine de horror, y el desafío de hacer un remake se antojaba demasiado ambicioso, o innecesario, pero al conocerse que el célebre y multi premiado italiano Luca Guadagnino, responsable de la desgarradora aunque humana trilogía sobre el amor con: I Am Love (2009) y  A Bigger Splash (2015), con su actriz fetiche, la talentosa y camaleónica Tilda Swinton; y la ganadora del Óscar por Mejor Guión además de estar nominada y ser ganadora de múltiples premios en varios Festivales y certámenes por todo el mundo, la hermosa película Call Me by Your Name (2017), adaptación de la novela de André Aicman, sería el director de la nueva adaptación de Suspiria, que nuevamente contaría con la presencia de Swinton en varios (tres) papeles importantes dentro de la película, que la encargada de encarnar a la protagonista, Susie Bannion, sería la actriz Dakota Johnson (se preparó durante dos años entrenando ballet para prepararse para ese papel, incluso antes de la pre producción)además de contar con la actuación de Chlöe Grace Moretz y Mia Goth, y como cereza del pastel con la banda sonora musicalizada por del legendario Thom Yorke de Radiohead, las apuestas y expectativas se elevaron exponencialmente. Las promesas eran muy altas, y estas se incrementaron aún más tras el lanzamiento del primer trailer.

Luca Guadagnino (IMDb)

Si bien la película de Guadagnino parte de un mismo punto que la premisa de Argento, con los mismos personajes y casi con la misma estructura en su historia, ésta dirige su narración hacia un lugar distinto, generando una trama distinta a la original; en la nueva versión se tiene en mente que el espectador conoce el referente de la película de Argento y se da por sentado que se conoce el giro de tuerca en la historia, desde el principio se establece que se trata de una historia sobre brujas, pero a partir de éste punto lo utiliza para profundizar o ampliar en otras cuestiones, como por ejemplo la lucha de poder e intereses dentro del aquelarre en pos de la supervivencia de éste a como dé lugar; también incorpora algunos personajes nuevos e importantes a la trama que no figuraban en la cinta de Argento y les construye una identidad al ahondar en ellos.

Berlin wallOtra gran diferencia inusitada con respecto a la película original recae en que Guadagnino dota a su película de de una profundidad histórica, la cual esta casi ausente en la cinta de Argento, y en el remake puede decirse que este contexto es un primer motor que sustenta y justifica el resto de la trama, por lo cual tiene un gran peso en la narración. se sitúa en los años setentas en el Berlín de postguerra, en crisis, aún con heridas frescas, todavía con recuerdos muy presentes de lo que supuso el régimen nazi y los efectos económicos y morales en el país tras la derrota en la Segunda Guerra Mundial, fracturados nuevamente, en un sentido literal, por la Guerra Fría, un país dividido en dos por ese muro infranqueable que separó a socialistas de capitalistas, a la República Democrática de la República Federal, familias enteras de la sección Oriental estaban desoladas por el desabasto, la opresión política, los disturbios sociales y la miseria; mucha gente murió intentando cruzar ilegalmente el muro tratando de llegar a la parte Occidental para quedarse ahí o para huir a algún otro lugar.

Berlin wall2

Fred Kelemen y Mikael Olson. Suspiria (2018). [IMDb]

Ante este panorama tan desolador, la estética que adopta la película va acorde a la situación, a ratos es melancólica, plomiza, con tonos obscuros o grisáceos, totalmente opuesto a los colores vivos y contrastantes que Argento manejó en su película, sobre todo para los interiores de la academia; en la versión de Guadagnino pareciera como si el interior funcionara como una suerte de reflejo de ese vacío que sucede en lo exterior, no únicamente en esas atmósferas lúgubres, sino también en las despiadadas actitudes de algunos de sus protagonistas, es como si las internas estuvieran sometidas a una condena perpetua de la cual no podrán escapar jamás, por lo menos no con vida.

Susie Bannion (Johnson), una chica amish de Ohio llega a ese Berlín contextualizado anteriormente, para ingresar a la Academia de Danza Markos, liderada por la estricta Madame Blanc (Tilda Swinton, su personaje está parcialmente inspirado en la legendaria coreógrafa, directora y bailarina Pina Bausch), quien inmediatamente genera un extraño interés con la estudiante al ver que Susie tiene aptitudes naturales para la danza, además de que sospecha que su presencia en la academia no puede no ser completamente fruto del azar, y todo esto resulta conveniente para los propósitos específicos de la Compañía y para los intereses de Blanc. 

A diferencia de la película de Argento, quien relega la temática de la danza como algo secundario o simplemente como un telón de fondo para desarrollar su narración de asesinatos misteriosos y brujería, para Guadagnino esto es primordial, está integrado a la narración, ya que aquí la danza recobra su carácter desnudo de ritual, de signos en movimiento (dado que cada movimiento significa), de esa conexión con lo sagrado, un ejemplo de esto último es esa imagen clásica que se tiene de un aquelarre de brujas danzando desnudas alrededor del fuego para invocar a una deidad maligna.

Suspiria7

Madame Blanc y las otras institutrices confieren poderes a sus alumnas para ayudarlas a alcanzar toda la precisión y perfección en sus movimientos al bailar o a lograr movimientos imposibles (las coreografías alcanzan una perfección y una armonía tal que le quitan el aliento al espectador), les dan toda clase de privilegios como el poder de comunicarse telepáticamente o la habilidad de leer mentes, aunque de igual forma también se van deshaciendo sin ninguna piedad de antiguas alumnas que ya no les sirven para sus propósitos o intentan desertar, o bien hace que otras alumnas se deshagan de su «estorbo» sin que estas lo sepan, para no ensuciarse sus manos. También realizan extraños rituales con ganchos metálicos.

Suspiria9Además, Guadagnino utiliza otros componentes propios de la simbología brujeríl que apenas eran esbozados en la cinta de Argento, lo ayudan a retratar ese carácter arquetípico de las brujas de una forma consistente y verosímil.

El Dr. Josef Klemperer («Lutz Ebersdorf», quien esconde una pequeña sorpresa para aquellos que sean buenos observadores), es uno de esos personajes «añadidos»  pero que en realidad, en esencia figuran desde la cinta original aunque sólo de manera superficial; en la película original se manifiestan bajo la forma del Dr. Frank Mandel (Udo Kier) psiquiatra de una de las alumnas muertas de la academia de danza, y del Profesor Milius (Rudolf Schündler) un profesor que cree fervientemente en eventos paranormales y quien le cuenta a Suszy la historia de Markos, ambos hablan con la protagonista aunque  muy brevemente, solamente aparecen en una escena; en cambio

Lutz Eberdorf

Lutz Ebersdorf. Suspiria (2018) [IMDb]

en la cinta de Guadagnino estos mismos personajes son transfigurados en la figura del Dr. Klemperer quien adquiere una dimensión y una profundidad importante dentro de la película, sirve como puente para conectar ambas realidades, la interna (la academia de danza) y la externa (la ciudad de Berlín y sus circunstancias); este psiquiatra es el agente externo que entra en contacto con la escuela «Markos» a causa de una paciente severamente perturbada que atiende, Patricia Hingle (Chlöe Grace Moretz) quien le asegura que esa academia es liderada por un grupo de brujas, este psiquiatra funge como una suerte de detective (aquí se filtra un poco del giallo de Argento) y se encargará de indagar para revelar la verdad.

El producto de casi dos horas y media de metraje, resulta en una película perfectamente medida, balanceada, con unas actuaciones excepcionales por parte de todas las actrices, con un sobresaliente en desempeño por parte de Dakota Johnson y Tilda Swinton, quienes van sumergiendo al espectador en esta hermosa pesadilla visual (inclusive es visualmente más rica que su antecesora, la composición de cada cuadro logra ser hermosa e inquietante al mismo tiempo) y auditiva (la música de Yorke logra recapturar esa misma atmósfera de desazón y horror en el espectador que en su momento lograra Goblin en la película del 77), todo esto sumado a este contexto histórico y todas estas piezas mencionadas con anterioridad que componen el film de Guadagnino.

Suspiria11

Tilda Swinton. Suspiria (2018) [IMDb]

Retomando la pregunta inicial del artículo, ¿en verdad era necesario un remake de Suspiria?, el balance final tomando en consideración todos los elementos objetivos tomados revisados en este artículo, se inclina a decir que sí, sí lo era; más aún, puede afirmarse que la película de Guadagnino es de esos casos extraordinarios en los cuales un remake logra posicionarse en calidad a la par de la película original, apegándose fielmente a su espíritu pero a la vez permitiéndose el director transmitir al espectador su propia visión o su propia lectura de la película de Argento, de una manera sólida, impecable, bien estructurada y fundamentada. Sin duda, la película de Guadagnino promete erigirse como un nuevo clásico del género, al igual que la cinta que la inspiró.

Como una última curiosidad adicional, hay un breve cameo de Jessica Harper como la esposa del Dr. Josef Klemperer, Anke.